Resultado de imagen de vela y biblia

COMENTARIO AL EVANGELIO DOMINICAL

23 septiembre 2018: Vigésimo Quinto Domingo Ordinario (ciclo B)

Evangelio (Mc 9,30-37)

El Hijo del hombre va a ser entregado. Quien quiera ser el primero, que sea el servidor de todos

Resultado de imagen de tomando a un niño lo puso en medio

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos.

Les decía:

–«El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres y lo matarán; y después de muerto, a los tres días resucitará».

Pero no entendían lo que decía, y les daba miedo preguntarle.

Llegaron a Cafarnaún, y una vez en casa, les preguntó:

–«¿De qué discutíais por el camino?».

Ellos callaban, pues por el camino habían discutido quién era el más importante.

Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo:

–«Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos».

Y tomando un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo:

–«El que acoge a un niño como este en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado».

Comentario

─Jesús va instruyendo a sus discípulos en un asunto para él importantísimo, por eso van casi de incógnito para que nadie les moleste. Evitan las aldeas y las muchedumbres porque necesita ilustrarles sobre un asunto para él capital, que requiere soledad y tiempo. ¿Cuántas veces el Señor quiere estar conmigo a solas para poder instruirme sin que nadie nos moleste y yo no tengo tiempo enfrascado en los problemas cotidianos?

─El contenido de la enseñanza es muy importante: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará». Jesús quiere preparar a sus discípulos para que puedan afrontar la Pasión y la cruz, y no queden escandalizados ante lo que van a presenciar. Ellos serán luego los encargados de dar la clave a los demás de cómo hay que interpretar todo lo que acontecerá ¿Yo estoy preparado para afrontar la cruz, la suya y la mía? ¿Me dejo instruir por el Señor en la soledad y en la intimidad?

─Ellos no comprenden del todo, pero intuyen que esa enseñanza no les va a gustar y les va a comprometer a avanzar por un camino que no les atrae nada. Por eso, procuran distanciarse lo antes posible de esos temas y volver a lo que verdaderamente les preocupa. No quieren saber nada de la cruz. ¿Yo también huyo ante mi cruz, y no la entiendo ni la quiero entender?

─La verdadera preocupación de los apóstoles no es asimilar la enseñanza en la que el Maestro ha mostrado tanto interés. Ellos debatían cual de ellos había de ser considerado el más importante. Mientras Jesús intenta que comprendan la cruz, ellos está preocupados de honores y preeminencias. ¿También yo busco ser el número uno, o acepto el camino de cruz que Jesús me muestra?

─Una vez más, con paciencia infinita, Jesús se sienta y les muestra el camino de la verdadera grandeza, que no es otro que el del servicio y la sencillez. Frente a sus pretensiones de dominios y preeminencias, Jesús les invita a imitar la sencillez de los niños. ¿Yo dónde me estoy situado en la búsqueda de la grandeza o en el servicio a los demás?

——————————————————————

16 septiembre 2018: Vigésimo Cuarto Domingo Ordinario (ciclo B)

Evangelio (Mc 8,27-36)

Tú eres el Mesías. El Hijo del hombre tiene que padecer mucho

Resultado de imagen de Tú eres Pedro

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Filipo; por el camino preguntó a sus discípulos:

–«¿Quién dice la gente que soy yo?».

Ellos le contestaron:

–«Unos, Juan el Bautista; otros, Elías, y otros, uno de los profetas».

Él les preguntó:

–«Y vosotros, ¿quién decís que soy?».

Tomando la palabra Pedro le dijo:

–«Tú eres el Mesías».

Y les conminó a que no hablaran a nadie acerca de esto.

Y empezó a instruirlos:

–«El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser reprobado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días».

Se lo explicaba con toda claridad. Entonces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. Pero él se volvió y, mirando a los discípulos, increpó a Pedro:

–«¡Ponte detrás de mí, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!».

Y llamando a la gente y a sus discípulos les dijo:

–«Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga. Porque, quien quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará. Pues ¿de qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero y perder su alma?».

Comentario

─Jesús quiere dar un paso más en la instrucción de sus apóstoles. Estos le han seguido, han escuchado sus enseñanzas y visto sus milagros; lo admiran profundamente. Pero el Señor quiere pulsar si ya están maduros para comenzar la instrucción más importante, la que se refiere a la cruz. Por eso, les pregunta para que ellos muestren cuál es la idea que tienen de su persona. Es Pedro quien responde, quien sabe sintetizar en una palabra quién es Jesús. También yo hoy tendría que hacerme la pregunta de qué lugar ocupa el Señor en mi vida, más allá de las definiciones teológicas o académicas. ¿Quién es para mí Jesús?

─Jesús comprende que la primera parte de su enseñanza ha sido asimilada. Ahora comienza con la siguiente lección. Antes se trataba de acreditar ante sus discípulos que Él es el enviado de Dios, el que tiene la misión de salvar. Ahora se trata de mostrarles cómo ha de cumplir esa misión, qué tipo de Mesías es. El anuncio de la Pasión provoca el estupor, el desconcierto y el escándalo entre sus apóstoles. Y de nuevo Pedro se erige en portavoz: se siente con derecho a regañar al Señor por semejante ocurrencia, que no sólo es, a su juicio, una majadería, sino que desanima a sus seguidores. ¿Acepto yo el horizonte de la cruz como el camino para alcanzar la salvación, o me escandalizo cuando aparece en mi vida?

─Jesús se vuelve a Pedro reprochándoles dos cosas: que hace las veces del tentador (Satanás habla por su boca), y que piensa como los hombres, no como Dios. El rechazo de la cruz es la lógica de Satanás y de su reino (el mundo). Pedro se erige en representante de una lógica y de una visión que se opone frontalmente a la de Jesús. ¿Rechazo yo también la cruz como Satanás? ¿Acepto y abrazo el plan desconcertante de Dios?

——————————————————————

 

 

 

 

OTROS HORARIOS Confesiones: Media hora antes de las misas. Exposición del Santísimo: Jueves de 10’00 (Exposición y laudes) a 19’00 (Vísperas y bendición). Rosario: A diario a las 19’00 Despacho parroquial: Martes y viernes, de 17’30 a 18’30. Despacho de Cáritas: Jueves de 18’00 a 19’00. Apertura del templo: Media hora antes de misa
HORARIO DE MISAS En la Parroquia Laborables (excepto miércoles):  19’30 · Miércoles: 9’00 Sábados y Vísperas: 19’30 Domingos: 9’30, 11’00 (niños),  12’30 Verano (1julio a 31 agosto) Laborables (excepto miércoles):  19’30 · Miércoles: 9’00 Sábados y Vísperas: 19’30 Domingos: 9’30 [Capilla del Carmen], 11’00, 12’30 y 20’00 Hermanitas de los Pobres Lunes a Sábado: 12’30 Domingos: 12’00 Misioneras del Sdo. Corazón de Jesús (Cabrini) Diario a las 9’30 Misioneras de Jesús, María y José (Guardería) Diario (excepto miércoles y festivos) a las 8’45 Horarios especiales y precepto   Dependencias parroquiales