La confesión   La experiencia cristiana del amor de Dios y de su entrañable misericordia por los hombres agudiza la conciencia de pecado del creyente. Cuanto más nos acercamos a Dios más conscientes somos de la inmensa distancia que hay entre su santidad y nuestra realidad de pecador. Si Dios es nuestra referencia constante nos hacemos conscientes de nuestra infidelidad; pero, si Dios es alguien lejano, la referencia la tomamos del ambiente que nos rodea, de “lo que hace todo el mundo”, de la mediocridad ambiental. Por eso, el santo (el que está cerca de Dios) se siente pecador y el pecador (el que está alejado de Dios) se siente santo. La gran dificultad que tenemos hoy para poder abordar adecuadamente el sacramento de la confesión es que hemos perdido en gran medida la conciencia de pecado, sustituyéndola por un reconocimiento vago y genérico de que “nadie es perfecto”. Por eso, hoy más que nunca, nuestra Madre la Iglesia nos invita a frecuentar el sacramento de la penitencia como una forma de crecer en la conciencia de nuestra realidad de pecado, como un medio objetivo de obtener la reconciliación con Dios y como un camino concreto de lucha y de crecimiento. Para muchas personas este sacramento es fuente de angustia y de inquietud. Algunos porque llevan mucho tiempo sin confesarse y no saben cómo hacerlo, otros porque pueden haber tenido alguna experiencia desagradable que no les haya ayudado, otros por simple timidez o por miedo. Hemos de reconocer que nos cuesta volvernos hacia nosotros mismos para enfrentarnos con nuestros “trapos sucios”, pero lo cierto es que por incómodo que nos resulte es la única forma de poner en orden nuestra vida. Lo mismo que mostramos nuestras heridas a los médicos, a veces venciendo nuestro pudor, para que las curen; también debemos mostrar nuestras enfermedades espirituales para que sean sanadas. Sin olvidar que el ministro del sacramento no está sólo para recibir la confesión, sino para ayudar al penitente a realizarla. Algunos, para eludir lo que les agobia, se inventan teorías que pretenden hacer innecesario el sacramento (“yo me confieso directamente con Dios”, “no tengo pecados”, “no tengo por qué contarle a un cura mis cosas”…). Se olvidan de que, lo mismo que los demás sacramentos, también éste ha de realizarse eclesialmente y ha de recibirse a través de un ministro del Señor. El sacerdote es tan pecador cuando perdona los pecados en nombre de Dios como cuando consagra el pan y el vino representando a Cristo. ¿Si recibimos el Cuerpo de Cristo de manos de un pecador, por qué nos resulta inaceptable recibir el perdón de Dios por medio de un débil ministro? Lo cierto es que el sacramento de la confesión nos reconcilia con Dios, nos une más intensamente con la Iglesia, nos vincula más estrechamente con los demás y nos hace crecer en gracia y santidad. Porque el sacramento de la penitencia no sólo sirve para perdonar los pecados, sino que incrementa en nosotros la vida divina fruto de la renovación de la gracia bautismal. Para responder a la solicitud amorosa de la Iglesia de que sus hijos reciban asiduamente el sacramento de la reconciliación, nuestra parroquia nos ofrece la posibilidad de recibirlo en el confesionario media hora antes de cada misa (salvo los jueves, por rezarse a esa hora las Vísperas y estar el Santísimo expuesto). También puede accederse al sacramento, si fuera necesario, fuera de ese horario solicitándolo oportunamente al sacerdote. Además en torno a la Semana Santa suele celebrarse en la parroquia una celebración comunitaria de la penitencia con absolución individual, y en la que participan otros sacerdotes. En cuanto a la frecuencia del sacramento, cada uno verá en qué situación está o cuándo le parece conveniente recibirlo. La Iglesia nos pide al menos una vez al año en caso de pecado grave. Pero lógicamente quien quiera crecer en la vida cristiana recibirá el sacramento con mucha mayor frecuencia. En cualquier caso, no debiéramos afrontar las grandes festividades (Navidad, Pascua, Cristo de la Buena Muerte,…) sin esa preparación interior. Para facilitar la preparación al sacramento de la Penitencia quizá sería bueno recordar las cinco condiciones para realizar una buena confesión: examen de conciencia, dolor de los pecados, propósito de la Enmienda, decir los pecados al confesor y cumplir la penitencia. Pero recordemos que nada puede suplir la actitud profundamente religiosa de estar dispuesto a realizar el acto de humildad que me lleva a los pies del Señor, poniéndome ante su ministro para implorar de Dios el perdón y la paz. Resumen: El sacramento de la confesión se puede recibir en nuestra parroquia todos los días (salvo los jueves) en la Iglesia Parroquial media hora antes de la Eucaristía.
OTROS HORARIOS Confesiones: Media hora antes de las misas. Exposición del Santísimo: Jueves de 10’00 (Exposición y laudes) a 19’00 (Vísperas y bendición). Rosario: A diario a las 19’00 Despacho parroquial: Martes y viernes, de 17’30 a 18’30. Despacho de Cáritas: Jueves de 18’00 a 19’00. Apertura del templo: Media hora antes de misa
HORARIO DE MISAS En la Parroquia Laborables (excepto miércoles):  19’30 · Miércoles: 9’00 Sábados y Vísperas: 19’30 Domingos: 9’30, 11’00 (niños),  12’30 Verano (1julio a 31 agosto) Laborables (excepto miércoles):  19’30 · Miércoles: 9’00 Sábados y Vísperas: 19’30 Domingos: 9’30 [Capilla del Carmen], 11’00, 12’30 y 20’00 Hermanitas de los Pobres Lunes a Sábado: 12’30 Domingos: 12’00 Misioneras del Sdo. Corazón de Jesús (Cabrini) Diario a las 9’30 Misioneras de Jesús, María y José (Guardería) Diario (excepto miércoles y festivos) a las 8’45 Horarios especiales y precepto   Dependencias parroquiales