Atención a los enfermos La soledad y la enfermedad son situaciones especialmente duras que ponen a prueba nuestra fe, y que exigen de nosotros una respuesta a menudo heroica que, en el caso de los cristianos, supone vincularse conscientemente a la cruz de Cristo. Es precisamente en estas situaciones cuando más se necesita apoyo y cercanía afectiva, y fortaleza espiritual. Consciente de ello, nuestra parroquia quiere ofrecer un acompañamiento cercano a cuantos enfermos o ancianos deseen ser visitados regularmente. Es una forma de hacer presente a Cristo en una situación de cruz, y de mostrar la preocupación de la Iglesia por los que sufren. Estas visitas se harán siempre con el consenso de las familias que viven con el enfermo o el anciano. Naturalmente, estas visitas no van dirigidas solamente a las personas que se sienten cristianos o cumplen determinado requisito, sino que es un servicio para cuantos quieran recibirlo. El único límite es el de tener los voluntarios parroquiales para realizar ese servicio con las garantías de delicadeza y discreción. El hecho de que Los Molinos sea un pueblo ayuda a que las situaciones de soledad sean menos dramáticas que en la deshumanización de una gran ciudad, y a que exista una red social de apoyo mucho mayor. Pero, aun así, es preciso que, con todo respeto y discreción, la parroquia se muestre cercana y atenta a las necesidades de los que están solos o enfermos. Estas visitas, que tienen pleno sentido como acompañamiento humano y apoyo afectivo, están también abiertas a la oferta de los sacramentos; de manera que quien lo desee, y esté impedido, pueda recibir en su casa regularmente la comunión y la confesión sacramental. En estos casos, es necesaria esporádicamente la asistencia del párroco y de otros ministros que puedan ofrecer estos sacramentos. También queremos brindar la posibilidad de que las personas que están marcadas por la enfermedad o por la limitación de una edad avanzada puedan acceder al sacramento de la Unción de los Enfermos, que podrían recibir en sus casas o en una celebración común anual, en torno a Pascua, que tendrá lugar en la iglesia parroquial. Si cualquier persona que pase por esta situación en nuestro pueblo desea recibir estas visitas, o los auxilios de los sacramentos, les rogamos que se pongan en contacto con nosotros, tanto personalmente como a través del contacto de esta página Web, para que podamos dar la respuesta adecuada. Tengan en cuenta que en muchas ocasiones se nos escapan situaciones que requerirían una respuesta parroquial. A los familiares les rogamos que nos hagan llegar las necesidades de las personas que deseen este servicio con la confianza de que haremos cuanto esté en nuestra mano para dar una respuesta lo más ajustada posible a la necesidad. Resumen: Para aquellas personas que están enfermas o limitadas por los años, la parroquia brinda la posibilidad de ser visitadas periódicamente. Además, para los que lo soliciten, se les llevará los sacramentos. Aquellas personas que estén interesadas pónganse en contacto con el párroco.
OTROS HORARIOS Confesiones: Media hora antes de las misas. Exposición del Santísimo: Jueves de 10’00 (Exposición y laudes) a 19’00 (Vísperas y bendición). Rosario: A diario a las 19’00 Despacho parroquial: Martes y viernes, de 17’30 a 18’30. Despacho de Cáritas: Jueves de 18’00 a 19’00. Apertura del templo: Media hora antes de misa
HORARIO DE MISAS En la Parroquia Laborables (excepto miércoles):  19’30 · Miércoles: 9’00 Sábados y Vísperas: 19’30 Domingos: 9’30, 11’00 (niños),  12’30 Verano (1julio a 31 agosto) Laborables (excepto miércoles):  19’30 · Miércoles: 9’00 Sábados y Vísperas: 19’30 Domingos: 9’30 [Capilla del Carmen], 11’00, 12’30 y 20’00 Hermanitas de los Pobres Lunes a Sábado: 12’30 Domingos: 12’00 Misioneras del Sdo. Corazón de Jesús (Cabrini) Diario a las 9’30 Misioneras de Jesús, María y José (Guardería) Diario (excepto miércoles y festivos) a las 8’45 Horarios especiales y precepto   Dependencias parroquiales