Por decisión de nuestro obispo diocesano, el cardenal Osoro, “quedan suspendidas todas las celebraciones públicas de la Eucaristía con la participación de los fieles, también la dominical” .