La iglesia estará abierta todos los días de 10 a 2, observando estrictas normas de sanidad. Las campanas suenan a la hora de misa para recordar que, aunque a puerta cerrada, el sacerdote sigue ofreciendo el santo sacrificio por todo el pueblo.

.